Gabriel Piccato: “Colón en mi lugar en el mundo”

0
595
C:�1 entre rios basquet2016r

El entrenador santafesino Gabriel Piccato fue parte relevante del crecimiento de La Unión en el espectro del básquet nacional. El oriundo de San Jorge habló en Entre Ríos Básquet de su paso por el club colonense y sacó a la luz sus mejores recuerdos a lo largo de toda una década.

Nota publicada en la Revista Entre Ríos Básquet de enero de 2016

Es un viernes a las 2 de la mañana. El silencio se adueñó de la noche paranaense pero él quiere cumplir con su compromiso de charlar con Entre Ríos Básquet en un hotel céntrico. La realidad es que no existe horario para hablar de básquet. En medio de la vorágine que significa su actual labor de asistente de Peñarol de Mar del Plata, Gabriel Fernando Piccato cambia el chip y decide volver algunos años atrás en su cabeza.

El entrenador (45) estuvo diez años formando parte de los cuerpos técnicos de La Unión de Colón en diferentes momentos como Entrenador y en otros como Asistente. En la ciudad entrerriana conoció a su esposa, creció como profesional, forjó amistades. Cientos de jugadores estuvieron bajo sus órdenes.

“Colón es mi lugar en el mundo, donde me formé como persona; cuestiones existenciales de mi vida pasaron allí: Relaciones humanas, enamorarme, formar una familia. Pasé mucho tiempo y fue un gran aprendizaje. Hoy vivo allí, es mi punto de referencia y disfruto mucho porque me permite hacer una vida como la que me gusta; sencilla, con buen paisaje y donde todavía existe el valor del tiempo”, cuenta Piccato, al tiempo que reconoce que recordar su periplo en la localidad de la costa del Uruguay es un ejercicio que lo pone muy feliz.

No pasa un alma por el hall del hotel, la voz de Gabriel retumba en el restaurant mientras el conserje sale de atrás del mostrador para ver quiénes son los que charlan de básquet. Y sigue hablando de Colón: “Mi señora es colonense y tengo muchos amigos, que quizás no visito asiduamente pero es gente que quiero mucho y estimo; cuando nos encontramos parece que fue ayer que nos vimos”.

“Profesionalmente me sirvió para dar el salto. Allí conocí lo que es competir, descubrí el sabor de la victoria y aprendí lo que es perder, que una temporada te vaya mal y a la siguiente mejorar. Siempre estoy agradecido a los lugares donde me dieron la oportunidad de trabajar”.

Sus comienzos como entrenador

Su periplo en los banco de suplentes empezaron como monitor a los 15 años en el Club San Jorge de su ciudad, en el que pasó por las categorías formativas. Un lustro después arribó a la institución el DT Pablo Columba para hacerse cargo del equipo de Primera División para disputar la vieja Liga B; llegó sin asistente, entonces Jorge Pautasso (jugador en aquel tiempo) le comentó a Gabriel que podría sumarse para trabajar en el cuerpo técnico.

“Un día se me acercó Jorge y me dice: ‘Ché, Columba está solo y necesita alguien que colabore. Tiene mucho conocimiento, trabaja muy bien’. Me ofrecí a hacer lo que él crea necesario para ayudarlo porque mi intención era adquirir conocimientos. Entonces Pablo me dio la posibilidad de compartir con él y ser un asistente ad hod honorem”, cuenta Piccato respecto de sus primeros pasos en Mayores. Y la experiencia fue muy buena, dado que San Jorge obtuvo el boleto para disputar el TNA, chance a la que terminaría renunciando.

Una década en La Unión

Después de su paso por San Jorge, Columba recibió un ofrecimiento para dirigir al “Rojo” de Colón, que había comprado plaza para jugar el TNA en el año 1993, y el joven Gabriel decidió emprender viaje rumbo a la localidad de la Costa del Uruguay, empezando a buscar alternativas para seguir cerca el básquet. “Me dijo que además de formar parte del cuerpo técnico, iba a trabajar con las Formativas. Y ahí empezó todo. En principio el acuerdo era por una temporada y luego fueron diez años junto a la familia de La Unión”, comentó el santafesino.

Tras la ida de Columba, Piccato asumió el mando del equipo para después pasar otra vez a ser asistente, en este caso de José Podskoc durante dos temporadas (1998/1999 – 1999/2000). Luego sí fue el turno de su etapa más importante al frente de La Unión, llegando a disputar las semifinales de la campaña 2001-2002 para quedar muy cerca de pelear por el ascenso a la Liga Nacional. En abril del 2003 fue cesanteado del puesto. En esos años empezó a forjar su perfil trabajador, serio y humilde que lo han convertido en uno de los entrenadores más importantes de nuestro país.

PERFIL GABRIEL F. PICCATO

Fecha de Nacimiento: 20/12/1971

Lugar de Nacimiento: San Jorge (SF)

Club actual: Peñarol de Mar del Plata

Trayectoria:

1993/1994 – 2002/2003: La Unión de Colón (TNA)

2003/2004 – 2007/2008: Boca Juniors (LNB)

2008/2009 – 2011/2012: La Unión de Formosa (LNB)

2012/2013: Obras Basket (LNB)

2012/2013: Banda Norte (TNA)

2013/2014: La Unión de Formosa (LNB)

2014/2015: Libertad de Sunchales (LNB)

2015/2016: Peñarol MDP (LNB)

Tras la estadía de diez años en Colón, a Piccato le surgió la posibilidad de ser asistente de Sergio Hernández en Boca Juniors en la temporada 2003/2004 de la LNB, campaña en la que el «Xeneize» fue campeón. En la Liga 06/07 estuvo al frente del plantel luego de la renuncia de Eduardo Cadillac y se llevó el título tras ganar las finales ante el Peñarol de Carlos «Negro» Romano.

Luego dirigió Unión de Formosa, institución con la que obtuvo el ascenso a la división superior (2008/09), alcanzó un subcampeonato en la Liga de las Américas (2011/12) y llevó al equipo a la obtención de la mejor clasificación histórica del elenco “celeste” en la LNB (sexto puesto). Luego estuvo en Obras (sólo 12 partidos), pasó por Banda Norte en el TNA y regresó a la elite nuevamente en La Unión (F) para luego arribar a Libertad de Sunchales.