A 15 años del título Argentino en Misiones 2005

0
487

Fragmento del Libro «Entre Ríos de pasión y oro», de Julián Stopello

“Son ganadores y tienen carácter”, así definió Fabio Demti a sus jugadores antes de partir rumbo a la 71° edición del certamen que dio inicio en Misiones el 10 de junio de 2005. Otra vez con Claudio Farabello como capitán, nueve integrantes del elenco subcampeón y la incorporación de los juveniles Sergio Ravina y Daniel Hure, el plantel llegó a Eldorado y por esas cosas que el destino anuncia se hospedó en un hotel ubicado en la cima de una calle de nombre Esperanza.

El inicio del camino fue sencillo. Entre Ríos venció a Tucumán 83 a 65 en la inauguración de la sede en el estadio Malvinas Argentinas y dio cuenta de Río Negro por 94 a 81 en la segunda fecha. Ni siquiera el local fue un obstáculo para la clasificación: luego de un primer tiempo parejo, con una formidable racha anotadora de Farabello (19 puntos en el complemento), el equipo de Demti superó a Misiones 83 a 68.

Entre Ríos no tuvo un buen juego colectivo y la suerte le fue esquiva en la discusión por el primer puesto del grupo. Luego de igualar en 70 con Córdoba, cayó en suplementario por 81 a 77, tras desperdiciar al menos tres oportunidades ofensivas para darle un cierre favorable al juego.

Antes de viajar a Posadas para disputar la instancia final del campeonato, el plantel tuvo tiempo de hacer un paso por las Cataratas del Iguazú y vencer ese mismo día por paliza a La Rioja 103 a 75.

“Si no jugamos bien, no le ganamos a Buenos Aires”, advirtió Claudio Farabello antes del cruce por cuartos de final frente a Provincia en el estadio de Itapúa. Nunca antes, en la seguidilla de torneos exitosos que comenzó en el 99, la selección estuvo tan cerca de quedar marginada de semifinales como frente a Buenos Aires. El equipo de Martín Ipucha manejó el partido durante 30 minutos e incluso llegó al cuarto final con ventaja de 12 puntos. El partido, daba toda la impresión, tenía dueño.

Solamente la confianza y el fervor pueden revertir una historia adversa cuando expiran la efectividad y las ideas claras. A fuerza de lucha y de una defensa duplicada en su agresividad, Entre Ríos comenzó a mover la piedra gigante interpuesta en su camino. El equipo sacó el juego adelante y una bandeja de Villares sobre el cierre le dio el agónico triunfo 81 a 80.

“Ese partido nos infló de confianza, ahí nos dimos cuenta que podíamos volver a Entre Ríos con la copa”, dijo Oscar Heis en un análisis posterior al campeonato.

El rival de semifinales quizá era el equipo que reunía mayor cantidad de figuras, el más largo, el más candidato de los favoritos. Capital tenía a Paco Festa, Sebastián Acosta, Diego Prego, Andrés Rodríguez, Mariana Byró, Maxi Stanic y los nombres siguen. Entre Ríos, en la semifinal, confeccionó su propia lista, pero de virtudes: concentración, defensa, puntería, paciencia, velocidad.

La selección derrotó con autoridad a los porteños por 86 a 75, en un partido perfecto que tuvo a Cantero, Villares y Tintorelli como referentes principales.

Otra vez en la definición, el conjunto de Fabio Demti se encontró frente a frente con Santa Fe y la gran oportunidad de ganar su quinto título y tomar revancha de la apretada derrota que le arrebató la alegría de años antes en Neuquén. La tarea no fue fácil. Con Javier Bulfoni imparable, Santa Fe se adueñó del arranque del partido y hasta llegó a sacar diez puntos de diferencia al término del primer cuarto: 24 a 14.

Entre Ríos capeó el comienzo adverso con la confianza de un equipo que juega de gusto las batallas finales y conoce la inversión de energía y paciencia que requiere el compromiso donde se resuelve la historia.

Heis salió a perseguir a Bulfoni, Tintorelli le ganó el duelo a Reinick, Cantero condijo con efectividad y criterio, mientras que Eduardo Villares hizo su mejor partido y resultó el más valioso de la final. Así, la selección llegó al mando del encuentro en los instantes cruciales y lo cerró justamente Villares desde la línea de libres: 72 a 71.

Con mística ganadora, indeleble aún en los pasajes aciagos, Entre Ríos celebró en Posadas su 5° campeonato, esta vez con sabor a revancha, como tituló El Diario del 21 de junio de 2005.

SINTESIS DE LA FINAL

Entre Ríos (72): Juan Pablo Cantero 12, Eduardo Villares 27, Claudio Farabello 0, Damián Tintorelli 19, Sebastián Cabello 4 (FI); Alejandro Zilli 4, Oscar Heis 2, Pablo Jaworski 0 y Maximiliano Maciel 4. DT: Fabio Demti.

Santa Fe (71): Hernando Salles 5, Javier Bulfoni 27, Adrián Boccia 10, Carlos Mainoldi 4, Alejandro Reinick (x) 11 (FI); Eduardo Calvelli 5 y Diego Ferrero 9. DT: Alejandro Cupulutti.
Árbitros: Alejandro Chiti (Buenos Aires), Roberto Schmidt (Capital Federal) y Jorge Cháves (Chaco).

Parciales: 14-24, 37-41 y 58-49.

Estadio: Itapúa.