Argentina dio una exhibición ante su gente

0
42

Con un gran trabajo defensivo, Argentina le dio una gran alegría a su público derrotando a México 84-67 y logrando el objetivo de definir la AmeriCup. El equipo de Hernández realizó un gran segundo tiempo y sentenció antes de tiempo un juego que durante la primera etapa se le hizo complejo. Garino, Brussino y Saiz fueron los líderes ofensivos de un equipo que jugó al ritmo que impuso su armados Facundo Campazzo.

Comienzo parejo, momentos de uno y otro, sumado a un gran duelo entre Campazzo y Gutierrez fueron los principales condimentos del primer cuarto. Garino en ataque aprovechaba lo que generaba Campazzo, pero Gutiérrez era el abanderado ofensivo de un México que fluía en ataque. Los aztecas llegaron a estar arriba por 3 (13-16) pero el cierre fue para los conducidos por Hernández. Ya sin Campazzo en cancha, salió por su segunda falta, se dieron buenas rotaciones de balón que le dieron la chance de colocar un 5 a 0, y tras triple de Brussino, sacar ventaja de 3 al cierre del período (21-18).

Un gran inicio de Saiz le permitió abrir 10 de renta en el comienzo del segundo cuarto (10). El interno no sólo trabajaba en la pintura, sino que desde afuera aportaba para sumar 11 unidades su cuenta personal. Los rompimientos con velocidad eran claves para Argentina. Ya con Hernández en cancha, sumado al trabajo de Cruz, los visitantes reaccionaron y lograron colocarse a un punto (35-34). Las variantes que propuso Hernández le dieron a su equipo consistencia en defensa, Deck fue clave en ataque para llegar al descanso arriba 39-36.

El inicio de la segunda mitad estuvo marcada por el buen trabajo mexicano. En defensa Mata se hacía fuerte en la toma de rebotes y eso le permitía a Cruza atacar rápido para igualar en 43. Sin embargo, basado en una sólida defensa, Argentina reaccionó. Campazzo marcó una vez más el ritmo, pero la clave pasaba por otro lado. Es que el visitante se quedó sin poder anotar, no se daban las corridas y en el ataque estacionado le costaba tomar buenos tiros. Saiz se transformó en figura, atacaba el aro con mucha confianza y un doble suyo sobre la campana le daba la máxima de 11 al anfitrión (62-51).

El inicio del último cuarto fue perfecto para los locales. El parcial de 14 a 1 en 5 minutos sentenció el partido antes de lo previsto (76-52). Brussino con su tiro exterior y mucha intensidad en defensa fueron las claves para que Hernández decidiera rotar un quinteto que le dio resultado. Campazzo, Brussino, Deck, Garino y Saiz fueron los que generaron los aplausos de todo el Estadio Orfeo. Llegó la rotación, Argentina jugó los últimos minutos con la cabeza en la final. El contundente 45-31 del segundo tiempo marca el gran nivel con el cuál el dueño de casa llegará a la definición ante Estados Unidos.